Entorno

Mucha gente que ha visitado y convivido en Mozuelos dice que es un lugar mágico, que desprende unas energías y unas sensaciones muy especiales, lejos del asfalto, la contaminación y la masificación de las ciudades.

Mozuelos de Sedano, situado en lo alto del valle de Sedano, a 44 de kilómetros al norte de la ciudad de Burgos, fue deshabitado en 1969 y años después la asociación JOCE-CYL y algunos vecinos comenzaron su restauración, y todo el cariño que se puso en ello es algo que permanece de alguna manera en el ambiente.

Mozuelos es uno de esos sitios donde el hombre se reencuentra con lo elemental, con lo primario, con lo más básico para poder construir unos buenos cimientos a su edificio humano personal.

Sentir tan de cerca la fuerza de la naturaleza, el robusto viento del Páramo, su cálido sol veraniego, la lluvia, el agua fresca que cae por el pilón, la vegetación que crece salvaje y el respirar aire limpio, nos recuerda que como decía el célebre indígena Gran Jefe Seattle "La Tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la Tierra", en unos tiempos en los que nos gusta demasiado vivir encerrados en las ciudades.

Mozuelos es también un lugar en el que convivir con otras personas rompiendo con el individualismo de las ciudades.

Son muchas las rutas que se pueden hacer desde aquí, como caminar hasta el pueblo de Sedano, hermoso pueblo a 5 kms en el que veraneaba Miguel Delibes y que inspiró alguna de sus historias.